Brotes germinados de guisante

El guisante es una de las hortalizas más marcadamente estacionales. Son el avance de la primavera gastronómica. En cierto modo, sus brotes, de un verde intenso, simbolizan el inicio de la vida y al mismo tiempo la ternura. Además de ser un alimento muy nutritivo aportan un indiscutible valor gustativo y estético a la mesa.

¿Qué nos aporta?

-El alto contenido en proteínas es uno de los principales atractivos nutricionales de los brotes de guisante. Es por ello que esta leguminosa es muy indicada para dietas vegetarianas y para mejorar la masa muscular.

-Al ser ricos en fibra, favorecen el tránsito intestinal.

-También hay que tener presente que, al ser fuente de hierro, calcio y vitamina C, combaten el cansancio y fomentan el funcionamiento de las enzimas digestivas. Además, sirven para controlar el nivel de azúcares en la sangre de los diabéticos.

-Una de las aportaciones más interesantes de los brotes de guisante en nuestra dieta son las enzimas diamino oxidasa. Su déficit es el origen de un buen porcentaje de casos de migrañas y cefaleas.

-La clorofila presente en los brotes verdes de guisante mejora la circulación sanguínea, es un gran antioxidante, depura la sangre y ayuda a controlar la presión arterial.

En la cocina

No hay lugar a duda de que la mejor manera de consumir brotes de guisante es en crudo. Es como se aprovechan todos sus nutrientes. En este sentido, cuando más disfrutaremos de ellos será coronando un buqué de vegetales, un plato de guisantes salteados o una crema. Será la manera de encontrar toda su dulzura y los matices avellanados.

Pero no hay que descartar otras opciones, ya sea incorporándolos a un wok, a una sopa, dentro de un revuelto o en un jugo de vegetales.